Buenos Augurios…

camila1

El día de su nacimiento, todos supieron que estaba bendita. Al verla sus padres, provista de tanta belleza, supieron que estaba destinada a algo grande y no se equivocaron.
La primera vez que dio la prueba, sus resultados fueron irrefutables: daría luz a las futuras castas de gobernantes. Su familia estaba extasiada, o al menos, hasta donde el decoro lo permitía. Con este honor, la familia continuaría con una tradición de hombres y mujeres, quienes por sus habilidades, llevarían al mundo a lograr el orden y la paz que sus abuelos habían soñado.
Y aunque no existieran dudas de tal destino, ella siempre fue un poco rebelde. Su madre siempre la regañaba, pero su padre restaba importancia. Sin embargo, después de la segunda prueba todo el trato hacia ella cambió, las normas en su hogar comenzaron a ser más severas y ella se negaba a aceptarlas, pero en esta ocasión su padre no la apoyaba.
El día que su hermana fue nombrada la Ministra más joven en la historia del país, ella fue trasladada a un centro de señoritas donde sería reformada para cumplir con las labores que a ella le correspondían.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *