Innominatus – Interludio

img_9138 (1)

“Se había acostumbrado a vivir así, pero más allá de eso, había descubierto sus propias fortalezas. A menudo, los guardias la consideraban demasiado débil por ser mujer y en su “debilidad” estaba su fortaleza.
Era ágil y de mente rápida. Analizaba su entorno y sacaba provecho del espacio. Había aprendido a moverse fuera del mundo civilizado, a cuidarse y usar sus encantos de ser necesario. Esa era otra de sus defensas, su aspecto frágil e inocente, podía resultar de utilidad en momentos de aprietos.”

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *