[Reseña] El Tríptico de Dios

tripticoEste mes nos llega, de parte de Ediciones B, una novela de ciencia ficción de dos escritores españoles (Miguel Barceló y Pedro Jorge Romero) que ya habían editado una novela hace 15 años llamada “El Otoño de las Estrellas”, donde, según ellos mismos, quisieron demostrar que en España se podía escribir novelas de ciencia ficción “hard” como las inglesas. Una vez probado esto, deciden lanzar una segunda novela donde se dan el gusto de escribir lo que quieren “Tal como suele decirse, hemos escrito esa novela de aventuras  que nos gustaría leer…” (pp. 8)

Creo que esto sólo me da mayor ansiedad como lectora porque, en una época en que la industria exige producción, leer lo que el autor quiere escribir es un lujo que como lectora no quise perder.

El Tríptico de Dios es una obra escrita a cuatro manos que tiene todos los ingredientes clásicos: destrucción de la Tierra, luchas del bien y el mal, naves espaciales, agujeros negros, súper tecnología, todo situado en un futuro lejano y abstracto.

El título ya nos adelanta bastante de la obra, tanto sobre la trama y la estructura, lo que para mí le da puntaje a los autores, y es que esta novela se divide en tres parte en orden anticronológico. Creo que como lector, podemos leer desde el último capítulo al primero y que sigue siendo una obra coherente (Miguel Barceló también nos invita a hacer esto, pero como lectora leo las presentaciones cuando he terminado la obra, de manera de que no influya en mi horizonte lector).

Cada una de las partes de la obra tiene títulos sugerentes respecto a la trama y el contenido, lo que creo que es destacable .

Los personajes, en su mayoría, se hacen querer. En mi caso, sor María de la Gracia es lejos mi favorita y sin duda es de esos personajes entrañables porque en su sencillez está su fortaleza, bastante “hobbitesco”. Es para mí de los personajes el mejor logrado.

El Adversario es un antagonista merecedor del título, interesante sin ser el personaje que personalmente me parezca más atractivo, pero cumple su rol de manera correcta y le da coherencia a la totalidad de la historia.

El tiempo no es excusa, la prosa es sencilla y devoré el libro en unas horas (dividida en dos días, especialmente en el metro), es entretenida y atrapa, en cualquier orden que prefieras leerlo (como proponen los autores o de manera cronológica). Es un libro que volvería a leer, creo que tiene muchas posibilidades de claves de lectura que no se agotan en la primera lectura y que, por lo tanto, merece la pena revisar.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *