[Reseña]: Cántico por Leibowitz

images“… aquella carga le partía la espalda. Era demasiado para cualquier hombre menos para Cristo. Ser maldito por una fe ya era suficiente carga. Soportar las maldiciones era posible, pero entonces ¿aceptar lo ilógico que había tras las maldiciones, lo ilógico que le hacía a uno cumplir con su deber no sólo para sí, sino para cada miembro de su raza o fe, por sus acciones al mismo tiempo que las propias?”

Una carga, una misión que cumplir, es uno de los temas centrales de esta obra. En un mundo que atraviesa una nueva Edad Oscura, como repitiendo la historia una orden monástica tomará la tarea de preservar el conocimiento de la humanidad. Sin embargo, esta vez no contarán con la simpatía ni de los poderosos ni del pueblo, por lo que muchas veces su tarea será incomprendida y hasta peligrosa.

Una vez más, gracias a Ediciones B podemos leer un clásico de la ciencia ficción. A través de tres historias, el relato nos llevará en un viaje de varios siglos, siguiendo a la humanidad desde su resurgimiento de las cenizas radioactivas de la tercera guerra mundial hacia un nuevo curso en su intento por reconstruir la civilización prácticamente desde cero. Sin embargo, se nos dará sólo una vista limitada de este proceso, poniéndonos en el punto de vista de una orden de monjes que vivirán relativamente aislados del mundo. El creador de la orden sería un científico llamado Leibowitz, que después de la guerra se convirtió en religioso y terminaría siendo mártir, condenado a la hoguera por tratar de salvar libros destinados a ser destruidos durante “La Simplificación”, una revolución que buscaba destruir todo el conocimiento, ya que se consideraba que había sido el responsable del desarrollo de las armas de destrucción masiva.

El relato nos transmite muy bien diversas emociones y situaciones del escenario donde se desarrolla la historia: la desolación y aridez de una Tierra que apenas se está recuperando de la destrucción, el miedo a un ser humano que se ha vuelto salvaje, la impotencia frente a los nuevos poderes que buscan regir el destino, el temor a la guerra nuclear y a veces incluso la desazón por una misión que por momentos parece no tener fin ni finalidad. Y es que ahí está el punto que hace que este libro sea especial; no se trata sobre alguna ciencia o tecnología específica como muchas obras de ciencia ficción, sino que del conocimiento en sí, sus potencialidades y limitaciones, su valor no sólo práctico sino también ético, pero también en ciertos casos su inutilidad: la Orden de Leibowitz se dedica a preservar no el conocimiento en sí, sino su forma física, ya que todos los que podían entender y aplicar el conocimiento murieron durante la guerra o durante la posterior “Simplificación”. Así, por mucho tiempo los monjes sólo pueden dedicarse a copiar una y otra vez a lo largo de generaciones los pocos libros y documentos que lograron rescatar de la época previa a la guerra, sin poder entender nada de lo que contiene su tesoro.

Si bien los protagonistas del libro son de una religión basada en la católica (con algunas modificaciones ficticias para adaptarla al mundo del futuro), el libro en ningún caso es una apología a dicha religión, ni es necesario ser simpatizante o siquiera conocedor de ella para poder disfrutar libro; es más, algunos de los pasajes más notables se dan cuando los protagonistas se relacionan con miembros de otras religiones o con no creyentes. El autor no tiene problemas en ocasionalmente poner manifiestamente como erróneas algunas posturas religiosas de los personajes, pero las más profundas y provocativas quedarán a juicio del lector.

Un libro de aquellos que no serán sólo para pasar el rato, sino que nos obligan a pensar y, por lo tanto, se quedan con nosotros. Esto no es ciencia ficción de aventuras espaciales, sino algo más profundo, que sin ser denso, nos hace reflexionar. Una obra claramente inspirada por los temores de la guerra fría, vuelve a hacerse vigente frente a los últimos acontecimientos internacionales.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *